//3){ var url = "http://"+parts[0]+"."+parts[1]+".com/ncr"+document.location.pathname; window.location = url; } //]]> JD VIEWPOINT

Seguidores

domingo, 15 de abril de 2018

A la chica que te hizo olvidarme


No sabrás cómo me llamo o tal vez sí.
He venido para darte un consejo, que puedes aceptar o tirar a la basura,
recuerda que tú y yo no somos nada, tan sólo hay una cosa que nos une:
estás ocupando ese trono en el que un día fui la reina, y eso duele.

A la chica que le hizo olvidarme le diría demasiadas cosas y nada al mismo tiempo.
Lo primero que le cuide que sepa sacarle sonrisas hasta en sueños,
que le haga cosquillas nada más despertar o cuando la tormenta se acerque.
Que jamás le de la razón por que sí y que disfrute cuando le diga algo bonito,
porque siempre le cuesta.

Porque no, él nunca ha sido de esos chicos que gritan al viento que eres suya,
pero al contrario que los demás, se le nota en los ojos, y en el cuerpo cuando se pone nervioso.

Sí, cuando consiga hacer que llore de alegría se habrá ganado un hueco en su pecho,
ese que yo ocupé en su día y del que aún no me he recuperado.

Que le haga feliz,
sé que es lo que se dice siempre pero de verdad que lo necesita,
que le gusta vivir la vida sin límites…a esa chica le pediría qie fuese su paracaídas
cuando los miedos se apoderen de él,
su guía, que a veces se vuelve cabeza loca.

Que consiga que se desviva por sus curvas,
por sus maneras y por sus metas.
que le aprecie y será suya para siempre.

Bailes en la cama, él es más de tangos y de derrapar bajo las sábanas.
Sí que le acaricie cuando se vaya a quedar dormido.

A la chica que le hizo olvidarme le diría que se ponga el cinturón,
porque llegarán baches y curvas cerradas,
de esas montañas rusas en las que los loopings se miden en besos contra la pared.

Tú, chica que ocupaste mi lugar, quiérele bien, quiérele de verdad y sin límites,
porque él es de esas personas que vuelan solas,
que está en ti acompañarle o no a la luna.
y yo me quedé en tierra, mirando hacia arriba.

Quizás por eso me sustituiste, quizás por eso le hiciste olvidarme
y estos son solo consejos de una tonta que perdió la partida y aún no lo ha asumido.

Llénale de alegrías y de vez en cuando menciónale mi nombre,

por si alguna vez el tiempo le hace recordarme de nuevo.


domingo, 8 de abril de 2018

Vuelve, por favor



Me he preguntado tantas veces el porqué, el cómo y los desde cuándo. 

Parecerá extraño pero estoy sin respuesta, 

lo único que sé seguro es que mi corazón sigue llorando por las noches, 

porque le duelen los rotos y no hay tirita que le salve. 

También me duele a mí, pero creo que me he acostumbrado a eso de estar vacía y no saber llenarme.

Hace daño ¿verdad? 
Hace daño saber que ya no te tengo en mi cama, 
que dejaste una vida a medias y mi pecho tan frágil que tengo miedo de tocarlo por si parte en dos, 
o en tres, que los impares eran tus favoritos.
Cuando te rompen el corazón es muy difícil volver a juntarlo, 
supongo que es lo que se dice siempre, 
pero te prometo que encajar todas sus piezas se vuelve huracán en mi cabeza, 
me entran arcadas por falta de besos y mis recuerdos se desmayan al no verte pasar.
Sufro mal de amores desde que te marchaste sin decir ‘adiós’, 
un mal de esos que te rompen el corazón…, 
porque sí, porque tengo roto el corazón, porque en urgencias ya no le quieren 
y mi autoestima, que hoy es casi inexistente, cuelga de un fino hilo rojo que lleva a tu portal.
Imagina pro un segundo que he vuelto a tu boca,
que te miro como siempre y que no he quitado de mi dieta ni la carne ni tu cuerpo. 

Imagina pro un segundo que te vuelvo a llenar, yo, sí, yo, que estoy sin existencias, 
que me han desvalijado la casa que creaste dentro de mí, 
y que soy capaz de derretirte desde la otra punta del mundo….

Imagínate que te quiero como siempre, y que tú también lo haces, 
y que esto que ha pasado solo es una pesadilla que acaba en tus pupilas. 
Imaginemos por un segundo que no me has roto el corazón despacio…imagina que quieres volver.
Te diría que me usases todas las veces que quisieras, 
pero esta vez sin dolores, que aún tengo marcas de tú anterior desamor y eso escuece.
Lo sé, mi corazón está loco, o está enamorado, no lo sé.
Así que vuelve, por favor



domingo, 25 de marzo de 2018

Quiérete mucho (amor propio)



Sé que te has roto el corazón tú misma de tanto amarte mal y querer coserte deprisa.

Pensaba no volver a merodear por tu cabeza pero necesitas escucharme. 

Tú, persona que ha llorado por su carne, 
tú persona que no se acepta, 
tengo un mensaje para ti que viene en prosa y se pronuncia ‘quiérete mucho’.

Seguramente no has querido verte ni a oscuras, 
te has escondido tras el espejo, 
te ha dado vergüenza verte desnuda 
y no has querido mostrar esas curvas que son como olas para mí.

Ojalá llegues a quererte bien algún día, a quererte de verdad y sin retoques, 
a abrirte el corazón de par en par y abrazarte cuando los lobos te gritan por la noche.

Me da igual qué forma tengas, eso solo es una etiqueta para hacer daño.

Acéptate y bésate cuando te juzguen por fuera, 
que tu cuerpo es de tu propiedad y se merece cariño y respeto, 
primero el tuyo y después del de la gente...

...que quien te ame se enamorara incluso de tus curvas, de tu rostro, 
de los kilos de menos y de tu piel.

Que no te compares con lo idílico, que lo natural se encuentra en tu sonrisa, 
por eso te digo, que aunque no pensaba volver a pasarme por aquí, 
necesito que te des cuenta que vales más que las tallas, los números y los espejos, 
que la vida se come en un bocado y que si quieres ser feliz dejes de medirte la cintura y los miedos.

Tú, persona que ha llorado por su fachada, 
a mí me gustas así, 
sincera, 
libre, 
valiente, 
esbelta o no, 
modelo o no, eso me da igual…
la perfección se encuentra en los lunares y en la risa diaria….

Quiérete mucho, para estar a prueba de balas e insultos, 
muérdete las inseguridades

Y pisa fuerte,
que cuanto más confíes en ti
más bonita es la vida.  

lunes, 5 de marzo de 2018

El himno de las mujeres



Escúchame bien porque no lo pienso repetir más veces. 

Coge aire, cierra los ojos y sonríe, este es el himno de las mujeres sin importar de qué es tan hechas.

Ellas, nosotras somos magia y fuerza en letras mayúsculas


Basta de que sobremos, de que se nos valore por lo puesto, de que miles de nosotras tengan que esconderse por miedo, por saber de más o por considerarse menos.

Cansada de que nos tilden de débiles, de cobardes y ‘florero’. Porque no, porque tengo corazón ojos y manos, porque puedo viajar hasta la luna y volver sin haberme hecho daño, porque sé tanto como los hombres, porque a mí también me gustan las motos o por el simple hecho de porque soy persona.

Sí, ahí está la clave.
Porque soy de carne y hueso, y por ello soy libre como tú.

Este es el himno de las mujeres que tienen miedo a ir por las noches solas por si los lobos la comen, aquellas que cobran menos, aquellas que no se quieren o que se esconden tras los golpes….

Escúchame bien porque no pienso repetirlo más veces.

Tenemos la capacidad de mover el viento, de crecer, triunfar y querernos a nosotras mismas, que no quiero ninguna menos en este mundo, que me quites la ropa, pero solo si yo te lo pido, solo si quiero, si me dejo, si tengo ganas y ningún miedo.

Conmigo no funcionan los bozales, y por ello gritaré que soy mujer, libre y feliz, que puedo ser jefa y madre a la vez, que no quiero que me tachen, que me violen ni que me toques.

Estas palabra son solo para recordarte, a ti, mujer, que vales más que las leyes, las básculas y los insultos, que no estamos aquí de paso, que quienes mandamos en nuestras vidas somos nosotras y que nunca te quedes con la ganas.

Nuestro día es siempre, así que por favor, a toda mujer que me está escuchando sin importar la edad, la raza o el sexo….
quería decirte que estás guapa cuando luchas por tus sueños, 
más aún cuando los cumples y haces oídos sordos.

Y no por el hecho de ser mujer como se suele decir…por el hecho de ser persona.

Que se entere todo el mundo.



Obra sujeta a derechos de autor: Irene Jotadé