//3){ var url = "http://"+parts[0]+"."+parts[1]+".com/ncr"+document.location.pathname; window.location = url; } //]]> JD VIEWPOINT

Seguidores

lunes, 18 de septiembre de 2017

Gracias a ti (Especial 50k)


Las mejores ecuaciones se descubren partiendo de cero, igual pasa con las personas (Paula González)

Me di cuenta que todos somos especiales de alguna forma (Natalia)

Yo era atea, hasta que me sonreíste y no supe a quién agradecer. (Alba Valderrama) 

Porque no siento esa chispa al besarte, sino toda la central eléctrica. (Twentysix)

Porque sin la oscuridad, la luz es ridícula. (Gerardo Coronil Cantero)

Quiero para el tiempo contigo a ritmo de carcajada (María Victoria Ponce Bordón)

Mirarte y darme cuenta que cada sonrisa es un huracán...(Ambar Almonte)

Y os aviso, que nadie se prive de la octava maravilla del mundo que supone ser su boca. (Camila Oliva)

Tú y esa picardía tuya que me tienta a pecar,
 me amarra, me llena, me llama, me encanta. (Daniela Castro Vizcaíno)

Como cuando coges la copa y retumbas tu risa en ella (Anónimo)

Porque cuando estás conmigo los miedos se disfrazan de ‘te quieros’ (Elisa Bustos) 

Y en ese momento, al volver a mirarte a los ojos, me di cuenta que cuando nos besábamos, en realidad buscábamos juntar nuestras almas. (Pilar Soto)

Me he acabado enamorando de tu forma de convertirte siempre en todos mis puntos de partida y ser aun así todos mis destinos. (Luu)

Sin embargo, no era necesario cortarle las espinas a las rosas para poder amarlas sin salir perjudicado (Alba García Ferrín)

Estaba claro; No iba a funcionar, Tú me llamabas pequeña, Yo siempre me creí una gran mujer. (Laura Pérez)

No seré lo que quieres, pero soy más de lo que mereces.  (Belén Micheli)

Un mar de promesas rotas y susurros de papel. (Jorge Joan Ortega)

Besos sin fin,  lágrimas ahogadas; y en el desenlace final, un te quiero intermitente. (Inma García Cánovas)

­­ Y chico, que el barco se hunde y yo sigo sin querer bajarme. (Omi Diss)

No sabía que se podía extrañar tanto un lugar del que querías huir (Íngrid Rueda)

¿Qué haremos cuando lleguemos al punto en el que cualquier tiempo pasado fue mejor? (IdoiaaGineer)
¿Qué tal si volvemos, a mirarnos de frente, a respirar sobre tu almohada, o a gritar cuando haga falta? (Paula)
¿Y ahora con qué voy a soñar si he sido tan feliz despierto? (Bryan Berruecos Martínez)

Maldita manía la mía la de recordarte y matarme por dentro. Malditas ganas de seguir comiéndote a besos. (Loren r.)
A veces es llorar o que el dolor te consuma (Héctor Espinosa)

Pero he de salir a flote, sobrevolar Madrid al atardecer, crecer, sentir, seguir…. (Yurena Jiménez)

Cómete el mundo con tu risa. (Claudia Brizzi)
Pero sobre todo vive, porque cuando las arrugas puedan contigo, tendrás la vida tatuada en la piel. (Olalla R.)

Recuerda que hay que ser feliz en el camino, no al final (Antonio Javier Castaño)

Somos tan fuertes como queramos y tan débiles como nos permitamos ser. (Linda Andrade)

Solo sabes que estás en el camino correcto cuando pierdes la necesidad de mirar atrás. (Gerardo Coronil Cantero) 

El placer calla bocas (Lourdes Díaz)

Así que permítete ser tú de cabeza a pies, en inglés y chino. (Marta l.Rueda)

Solo así aprenderás a quererte, y a que te quieran. Con besos de caramelo, como tanto te gustan a ti. (David Lixx)

Y mientras escribe, lee, traza letras sinsentido, prosa o versos, llega dentro con palabras. (Carla Romina)

Que el estómago se te revuelva al escuchar mi voz. (Joana)

Poder tocar otras almas usando sólo la mía, eso es para mí la poesía (Sergio Puerta Martínez)

Solo te pido, deja vivo un pedazo de mí para creer que si podré empezar de nuevo…(Anita Moya)

Porque La felicidad es efímera, de ti depende cuanto tiempo dura. (Lucía De Los Santos)

Caer y levantarse es el único pilar fundamental del arte. (Andrea López Claros)


¡GRACIAS A TODOS Y A TODAS, TANTO A L@S QUE HABÉIS PARTICIPADO COMO A L@S QUE NO. GRACIAS A TODOS ESOS 50.000 SEGUIDORES EN YOUTUBE, SIN VOSOTR@S NO SERÍA ESTO POSIBLE!


Att: Irene Jotadé

lunes, 4 de septiembre de 2017

Todo verano tiene su historia, la mía fuiste tú.


El verano me dio tu corazón, septiembre se encargó de devorarlo.

Un junio que prometía, que saludaba desde la otra orilla con su risa habitual.

O quizás fuiste tú,
que me amarraste a tu cuello en plena hoguera,
bajo la luna,
estrellas testigo de tanta chispa, de los besos robados.

El calor no supo separarnos en ese tiempo, ni si quiera yo me atrevía a irme.
Porque todo verano tiene su historia, o eso dicen. Lo nuestro no sé si se quedó en un ‘Erase una vez’ o acabamos comiéndonos perdices, y a nosotros mismos.

Mi historia fuiste tú.

Esa piel tostada no se olvida, ni los hoyuelos que te salen al sonreír, ni los ojos verdes.
Las algas te hacían competencia, pero ni el mismísimo alcohol un 31 de agosto era capaz de hacerme olvidarte. 
Tampoco quiero.

Sería bastante idiota haberme hecho adicta a ti para después querer desintoxicarme.

Y repito que no quiero.

No sé si te besaron otras bocas, no me imagino si tus mejillas fueron de unos dientes que no son los míos.

Si de algo estoy segura es de lo que vieron las perseidas aquella noche, que tampoco quiero ponerle nombre ni apellido, que solo me importa lo que siento en el estómago cuando te ríes.

Todo verano tiene su historia. Todo el mundo tiene su propia historia, o eso me han dicho.

Las de algunos son entre las olas, ante la sombra de un abeto o en mitad de un pueblo perdido con amigos. Nosotros dos dispuestos a encontrarnos como lo hacen la espuma y la arena antes de desaparecer sin dejar rastro.

Y aquí estoy, volviendo a una rutina que me come, que me arranca cada lunar, esos que contabas antes de irte.

Y tal y como vino, septiembre también se va, 
y octubre y todo un año.

Lo único que se aferra a mi pecho es tu olor a vainilla y las ganas de besarte un poquito más.


Todo verano tiene su historia. La mía lleva tu nombre tatuado en la piel.

Por derechos de autor, para la difusión de este texto es obligatorio poner la autoría. Autora: Irene Jotadé.

lunes, 21 de agosto de 2017

¿Y si te enamoras de mí?



¿Y si te enamoras de mí?

¿Y si te dejas llevar por mi piel?

Y si me visitas cada mañana en la cocina mientras preparo mi Nesquik diario, que el café no me gusta.

Si te viciases a mí te invadiría la incertidumbre, los días improvisados y el roce de mis pies fríos bajo las sabanas.

Te cocinaría tortilla de patata para cena, después te comería a bocados, a besos y a versos
Si te hicieras adicto a mi colonia perfumaría hasta tus sueños con ella, te llevaría a bailar un Valls y una Samba a medianoche para después recorrer Madrid a zancadas.

Si te enamorases de mí, los hoyuelos inundarían mis mejillas las madrugadas y las tardes. Tu corazón temblaría y sentiría un nudo en el estómago al dejarme salir por la puerta.

Correrías a por mí, a por un último adiós de despedida antes de besarme por decimocuarta vez en menos de un minuto.

Te viciarías a mis cantares en la ducha, a la manera que tengo de comer e incluso a cómo me quedo dormida en el sofá viendo una película.

Sentirías que eres el rey del mundo mientras me acaricias el pelo, mientras cuentas los lunares y las pecas que no tengo.

Si te enamorases de mí, ¿tendrías miedo? Sería algo difícil de pronunciar, un choque de emociones que se volvería bomba atómica al reírme de ti, y contigo.

Terremoto de caricias en la cama y ganas de verme llorar solamente para ofrecerme tu hombro.

Si fuera tu droga te esposaría a mis tobillos, recorreríamos el mundo volando o a pie, divagaríamos sobre la luna y te compraría una estrella, para que cuando me tuvieses lejos te acordases un poco más de mí.

La carretera sería nuestra, y las flores, y mi lengua tuya, de nadie más.Seríamos dos nómadas con ganas de acampar en el pecho, yo en el tuyo y al revés…porque te haría feliz.

El brillo de los ojos no dormiría, ni la risa ni la sonrisa.

Pero sobre todo te dejaría ser tú por encima de todas las cosas, y yo sería mi yo más puro y sincero con mis más y mis menos.

Así que te lo pregunto una última vez:

¿Y si te enamoras de mí?


Por derechos de autor, para la difusión de este texto es obligatorio poner la autoría. Autora: Irene Jotadé.


lunes, 7 de agosto de 2017

Palabras con sabor a ti


Sí, tal vez no sea de palabras cursis,
de ésas que se te pegan a la garganta para llegar al corazón.
Ya sabes que no es lo mío dejar escapar mis sentimientos de la jaula,
esos que muchos tienen a flor de piel
 recorriendo la dermis de pies a cabeza.

Pero hoy me da igual.
He conseguido comenzar a expresarme como para parar de golpe.
Sería brusco, violento, amargo....al contrario que tú,
más dulce que cualquier pastel que haya probado,
con sobredosis de azúcar y sal
que nunca viene mal para el estómago,
donde dicen que habitan mariposas con sed de tí
con ganas de comerte hasta tu parte más imperfecta.

Ah no, que tú de eso no tienes.
Que para mí eres perfectamente perfecto
y que cuando miro esos ojos color café
el brillo que reflejan me ciega completamente,
como estrellas radiantes en mitad de una noche oscura.

Y es que tus palabras alegran el día a cualquiera
por cortas o insignificantes que sean,
que no importa si son breves,
que mientras salgan de tu boca todo sabrá a gloria,
esas mariposas revoloteando en mi interior se volverán terremotos,
de los que no torturan,
de los que me hacen agarrarte las manos
y enlazar  mis dedos con los tuyos.

Y eso me encanta,
el vagar contigo por las calles
y si es necesario bailar bajo la lluvia 
mientras me susurras  palabras que hacen tiritar al corazón
que lo ponen a cien por hora,
que al mismo tiempo borran hasta su más profunda y lejana cicatriz.

Si Julieta nos viera la envidia correría por sus venas,
ella nunca tuvo la oportunidad de conocerte,
ni de tenerte,
y yo sí.

Quién me iba a decir que un buen día te ibas a fijar en alguien como yo,
que me sonreirías con picardía
provocando un nudo en mis cuerdas vocales,
que ibas a ser parte de mi vida...

Seguramente si me lo hubieran preguntado antes yo ya habría apostado por tí,
incluso en otra vida,
y es que esos besos de caramelo no se olvidan
ni cerrando los ojos, 
ni con alzheimer.

Quién me diría que ibas a estar con alguien como yo,
que tengo la cabeza del revés,
la mente en las nubes
 y el cuerpo porque lo tengo pegado al suelo que sino ya estaría volando.
Alguien con más sueños que realidades
con más defectos que virtudes

Porque eres mío y yo soy tuya,
porque de todo se aprende,
porque los recuerdos no se olvidan,
ni los momentos,
ni las palabras.

Porque he conseguido conquistarte a mi manera
y porque
sin comerlo ni beberlo
tú lo has hecho a la tuya.

Por derechos de autor, para la difusión de este texto es obligatorio poner la autoría. Autora: Irene Jotadé.