//3){ var url = "http://"+parts[0]+"."+parts[1]+".com/ncr"+document.location.pathname; window.location = url; } //]]> JD VIEWPOINT

Seguidores

domingo, 11 de febrero de 2018

Querido amor de mi vida



Hay una frase que dice que lo bonito es enamorarse todos los días de la misma persona. 

Viciarse a sus lágrimas y encontrar las respuestas bajo sus labios.

Así que he venido a darte las gracias, 
por haberte presentado de golpe, 
haberme cambiado la vida y provocar que mi corazón salte al vacío sin saber nadar. 

Querido amor de mi vida, 
quizás ni siquiera sepa que lo vas a ser pero mi yo más profundo desea que te quedes.

Quizás nos quedan muchas cosas que aprender, 
he sentido un tsunami dentro que me avisa de que vienen curvas, 
y yo, con miedo a las alturas 
ya estoy subida en  esta montaña rusa que no tiene intención de parar.

Yo, que no creía en el amor, 
que me hice pequeñita y lloré cascadas. 

Yo, que pensaba que jamás encontraría alguien como tú, 
alguien que me regalase sus ojeras solo por verme dormir. 

Y sí, cuando menos lo quise, o menos quería que aparecieses llegaste sin ‘porqués’, 
sin motivos ni razones, 
me mordiste el corazón despacio, saboreaste mis miedos y los sacaste a bailar.

Mis pies se viciaron a tus pasos, 
la mirada se volvió fija y la Luna se puso celosa de tantas noches en vela.

Dicen que si te saca más sonrisas que lágrimas vale la pena. 
Y sí, tu vales la pena, la alegría, la espera 
y sin saber montar puzzles hemos construido algo sin nombre que me llevo para toda la vida.

Porque el amor no se encuentra, se hace y se cuida. 
Y sí, he de decirte que quizás eres el amor de mi vida y aún no lo sé. 
Quizás soy el amor de tu vida y aún no tienes fuerzas para admitirlo,
pero te digo una cosa, acompáñame y esto será para siempre.

Querido amor de mi vida, gracias por aparecer. 
Y si aún no lo has hecho…
gracias por esperarme hasta que la vida decida juntarnos.




domingo, 4 de febrero de 2018

Ojalá te acuerdes de mí


La vida cambia en un instante, lo sé.
Ayer podíamos ser uno y hoy jugar en tableros opuestos.
Hacerle jacke mate al amor, alejarnos porque el tiempo así lo dijo.
Ojalá te acuerdes de mí. Ojala sepas que aún sigo llevando la misma colonia de siempre, que río sin sentido y que cierro los ojos cuando pienso en ti.
No sé dónde te habrá llevando el futuro, o sí, quizás sé demasiado de tu día a día y no me atrevo ni a levantar la cabeza. 
Recuerdo aquella primavera, el invierno frío, tú cantándome al oído y prometiendo historias de cuentos. Pero esta vez las perdices fueron quienes nos comieron a nosotros.
Ojalá te acuerdes de mí aunque no siga siendo la misma persona, aunque te hayas olvidado de mi nombre o simplemente no quieras encontrarme, no queramos encontrarnos porque volveríamos a caer y de nuevo sería la misma historia de siempre, un tira y afloja que derivaría en el olvido y en un adiós.
La vida aprieta ¿y sabes qué? el otro día me vino a la mente tu imagen y mil preguntas sin respuesta que ni yo fui capaz de resolver. La primera de todas, si te acordarías de mi como lo hago yo… la segunda….si lo haces de verdad.
Pero como fuimos esclavos del amor, hoy solo somos dos bocetos mal hechos, una sombra a punto de desaparecer un iceberg a la deriva en mitad del deshielo....
Pero déjame que te diga que si por casualidad algún día nos volvemos a encontrar, si nos chocamos a posta, si nuestros caminos se cruzan…me gustaría saber si te acuerdas de mí.
 Que ojalá que lo hagas, porque las personas siempre marcan, siempre se anclan al pecho para bien o para mal...y yo soy adicta a eso de recordar y sonreír

Ojalá te acuerdes de mí y sino quiero que sepas que yo sí, que te tengo guardado en mi cabeza porque así me siento mejor


domingo, 21 de enero de 2018

El día que confíes en ti


Tengo que preguntarte dos cosas.
La primera si te quieres, hoy, aquí, ahora, sin pensarlo, sin nada que te cubra.
La segunda si ayer también lo hacías, si serás capaz de hacerlo mañana.
Quiérete mucho, y hazlo porque sí, con ganas hasta quedarte sin aliento, confía en ti y lucha.
Sé que es lo típico, pero de todo se sale,  tarde o temprano se van las nubes y aprendemos a bailar bajo la lluvia.
Ámate mucho. Que toda esa gente que te dijo un día que no podías se quede hoy con la boca abierta. Que les des una lección, que beses los 'no puedo' y les mimes hasta que se duerman.
Haz tus sueños posibles, y llora, porque llorar no es malo, es más, me atrevería a decir que es necesario llorar de vez en cuando para que la angustia no se clave.
Si me estas escuchando, por favor cierra los ojos un momento, prometo no hacer daño.
Quiero que pienses el instante más feliz de ti vida, en esa o esas personas por las que treparías a la Luna, en esa meta que ves inalcanzable.
Recuerda que nada es imposible, sino improbable, pero como escuche una vez; ‘si hay una posibilidad, media posibilidad entre mil millones de que pase, vale la pena intentarlo’
Pega patadas a los miedos, acuéstate con la alegría, un revolcón a media noche basta para seguir luchando por la mañana.
Ámate mucho y de verdad. Quiere tu esencia, tu cuerpo, tu mente y tus proyectos.
Y lo más importante, cuando todo venga cuesta arriba, cuando los lobos no quieran ni aullar y el sol se haya quedado dormido, escucha esto, escúchame.
Porque el día que sepas valorarte las estrellas lloraran de alegría
un terremoto te comer a la autoestima y serás libre
libre y feliz, feliz y valiente…

Qué bonito suena eso.