//3){ var url = "http://"+parts[0]+"."+parts[1]+".com/ncr"+document.location.pathname; window.location = url; } //]]> JD VIEWPOINT: marzo 2012

Seguidores

viernes, 30 de marzo de 2012

Aquel mundo al que llamamos pasado


Segundos, minutos, horas, dias, semanas, meses, años... Los acontecimientos transcurren como el resto del tiempo, como las palabras que no dijiste, los espacios en blanco de una libreta...Todo se acumula, se rompe, se desploma dejando en tu cabeza secuencias que se convierten en recuerdos. Recuerdos que parecen las escenas de una pelicula, sin más protagonista que tu mismo, sin más esencia que ese "no volver", donde un quizás quedó en el aire, donde un beso se perdió en un portal, donde lo nuevo se convertía en rutina y un "hola" se convirtió en un "adios". Y yo aqui sentada, aturdida por esas mil sensaciones que te corroen, envuelta entre sabanas de recuerdos, con la mirada perdida, exhausta, espectadora de un mundo que ya no está, a ese al que llamamos pasado. Besos, abrazos, risas, discuciones, roces... 
Todo es válido en el momento de recordar cuando los momentos se acumulan en tu cabeza sin orden alguno, sin motivo ni mucho menos fin...Suele pasar cuando sientes que has perdido el norte, cuando los átomos unidos con fuerza que componen tu pompa comienzan a separarse y, a través de ese hueco, observas con frialdad la realidad y notas como las cosas fluyen sin rumbo y sientes como el mundo se te desploma... Tanta gente que ya no está,tanto momentos que no volverán y que hoy dia echas de menos, añoras...Gritas en silencio, con fuerza, un grito en seco que juras que nadie escuchará y solo pides que todo vuelva a ser normal dentro de lo posible, que puedas volver a sonreir como una niña, a confiar, ilusionarte, sentir ese brillo en los ojos y escuchar tu corazon latir con fuerza con sólo una palabra, un gesto...Algo que ya no regresará y solo quedará en aquel mundo al que llamamos pasado.

miércoles, 21 de marzo de 2012

Como.......


Eres como el vaso de leche antes de ir a la cama, como el despertador de por la mañana,como la primera camiseta del cajón,como el primer canal que hay al encender la tele,como el helado que no engorda,como la pegatina que te sale con las pipas,como el cupóm que nunca toca,como el aire, que ni se controla, ni se toca, como las chispas que saltan del fuego,como las chispas que saltan en mí, cuando estás a unos centímetros.

miércoles, 14 de marzo de 2012




Nos dijimos tanto que creímos habérnoslo dicho todo. Y dejamos los dedos apartados para escribirnos con la voz, de vez en cuando, como si no hiciera falta nada más. Pero echamos de menos las palabras escritas, que empujan y se hunden en la piel, guiando a los tobillos cada vez que echamos a andar o decidimos dormirnos abrazados. Quiero que me comas el corazón despacio. Y que tu música me llene de nuevo de aire los pulmones. Respirarte fuerte y robarte el aliento con un beso de precisión quirúrgica. Agárrate a mis vértebras, puedes usar mis costillas para escalar el romántico ambiente de aquellas noches en vela, en las que teníamos prohibido cerrar los ojos si no era para soñar despiertos o dar paso a un baile de lágrimas

sábado, 3 de marzo de 2012

Caos

No sabía qué le había impulsado a cogerle el coche a su padre sin permiso, ni por qué aturdida lo condujo hacia aquel entorno. Presa de los fantasmas del alcohol de la noche pasada, su pesadilla se prolongaba en forma de una resaca inhumana hasta el día siguiente. El chico con el que había compartido algo más que besos seguía palpitando en sus sienes de forma violenta, advertencia. 
Uno de esos romances camaleónicos en los que el hombre experimenta una metamorfosis: inocentes miradas al principio, tras chorros de alcohol. Eran espejismos de sudor y de ropa desabotonada lo que le empujaba, imágenes como tormentas de niebla en un día nublado.




 Y cuando su cerebro quiso, todo se derrumbó.