Read more: http://exprimiblog.blogspot.com/2012/11/como-evitar-la-redireccion-de-dominios.html#ixzz3kP3Aqj66 JD VIEWPOINT: 2013

Seguidores

domingo, 15 de diciembre de 2013

Sobressales de mi caja de recuerdos

Vamos a jugar aun juego: Levántate, ponte recta y levanta bien la cabeza. Fija tu mirada en el horizonte y empieza a caminar. Camina lentamente, disfruta de cada paso, pero no pares, eso es lo más importante. 
Si te paras, pierdes. Cuanta mas seguridad tengas y más feliz seas, más puntos ganas. Olvida los malos recuerdos, deja tu mente en blanco, abre tu corazón, piensa en el presente, en el HOY. Ni se te ocurra llorar con el pasado, porque por cada lágrima, retrocedes un paso. No aceleres repentinamente, o te saltarás casillas... y lo más esencial de todo: si das la vuelta, quedas eliminada.



Tengo tu olor clavado en las neuronas de mi mente, dejando a su paso todo tipo de orificios que me impiden cicatrizar. Sobresales de mi caja de recuerdos, no cierra, por eso, tengo escondido en el armario tantas canciones como fotos que lastiman y hieren hasta acabar en perforaciones que llegan hasta mi corazón. Lo tenía protegido, a base de parches imposibles, costuras que se sueltan sin compasión, abriéndote paso, atrapándote en las esquinas de mi cuarto. Sin escapatoria, como rehén de los filos de mi cama. Como cuando el polvo se arremolina a su antojo entre nosotros. 

sábado, 2 de noviembre de 2013

Vocecilla, sí, eso, vocecilla


Sabes de esa personita que habita dentro de ti que te aconseja en qué hacer, que te da un reprimenda cuando lo has hecho mal y te intenta animar. Bueno, en realidad yo no lo llamaría personita, sería mejor... vocecilla. Sí, eso, vocecilla.

En realidad tú sabes que tiene razón, o normalmente tiene razón, pero tonta cabezota y rezongona de ti, no le haces caso.


Generalmente esa dichosa voz tiene la verdad y el razonamiento de su lado, pero al carecer de sentimientos, a veces no piensa en el daño que puede hacer a una persona o el daño que tú misma puedes sufrir. Dispones de opciones: escucharla o ignorarla. En el caso de elegir la primera, depende del tiempo que necesitas/tienes, puedes elegir la opción rápida, que es la más dura de decir y después, de soportar. La otra opción es la lenta que empieza con sutilezas, pero al final acaba como empieza la opción rápida.
Si optas por la opción de ignorarla, debes contar con las consecuencias que vienen después, que suelen ser peor que el problema en sí.


Sigue lo que te diga el corazón, no la ella ni tú mismo. Porque es donde vas a sentirlo después, no en la cabeza ni el cuerpo en su totalidad...

sábado, 31 de agosto de 2013

Pequeños detalles

¿Sabes esa sensación que te recorre todo el cuerpo cuando vas patinando y la brisa te golpea y aleja el pelo de tu cara? 

Ese momento en el qué el mundo pasa corriendo a tu alrededor, pero tu eres mas rápida que ellos. Ese instante en el que nada importa. Esos segundos en los que esquivas todos los obstáculos que se interponen en tu camino, sin que ninguno te haga detenerte. Esa canción que escuchas mientras vas avanzando. Todo eso es felicidad, ese pequeño retal de tu vida puede hacerte mucha más feliz que varios años. 

Porque los pequeños detalles, son los que te hacen grande día a día.


lunes, 29 de julio de 2013

Lo que no decimos no muere, nos mata

¿Sabes a dónde van las palabras que no se dijeron? ¿A dónde va lo que quieres hacer y no haces? ¿A dónde va lo que quieres decir y no decís? ¿A dónde va lo que no te permites sentir? 


Nos gustaría que lo que no decimos caiga en el olvido, pero lo que no decimos se nos acumula en el cuerpo, nos llena el alma de gritos mudos. Lo que no decimos se transforma en insomnio, en dolor de garganta. Lo que no decimos se transforma en nostalgia, en destiempo. Lo que no decimos se transforma en debe, en deuda, en asignatura pendiente. Las palabras que no decimos se transforman en insatisfacción, en tristeza, en frustración.

Lo que no decimos no muere, nos mata.
Lo que no decimos, se transforma en trauma, en veneno que mata el alma.
Lo que no se dice te encierra en el pasado.

Lo que no decimos se transforma en herida abierta.

miércoles, 17 de abril de 2013

Doy giros, vuelvo a sus brazos

Risas suenan de fondo. Mis manos se entrelazan en su pelo, aspiro el aroma de su camiseta mientras él me mueve al son de la música.

Giros y más giros, ¿eres tú o es el vino? Los rayos de sol penetran entre los espacios que dejan las hojas. Abro los ojos y memorizo el baile de las ramas de los árboles llorones que se encuentran alrededor.
La brisa primaveral revuelve mi vestido que sigue girando y  también yo. Cuando menos me lo espero vuelvo a estar en sus brazos. Me abraza fuerte, siento el latir de su cálido corazón. Sus manos juegan con las ondulaciones de mi pelo que reposa en mi espalda descubierta.

Nos separamos y sonríe. Me derrito por dentro al ver su cálida mirada brillante a juego con su provocadora sonrisa, esa que ocasiona un colibrí en el estómago cuando miro su dulce semblante.

Sin apartar sus ojos de los míos busca mi mano y me lleva con él a una mesa de aquella terraza. 

Sirve dos copas de un vino rosado que hipnotiza mis sentidos como la música mis oídos, sin poder evitarlo caigo rendida a sus encantos. Sin dejar de mirarle remuevo suavemente la copa en mi mano, huelo el aroma dulzón que desprende el vino, siento el frescor y la delicadeza descendiendo por mi garganta.

Sin recordar como, estamos perdidos en una canción lenta. Doy giros, vuelvo a sus brazos, disfrutando del calor de un atardecer de verano, como si no tuviera fin, como si no tuviéramos fin.

El sonido de las llaves de mi compañera de piso abriendo la puerta del apartamento me devuelve a la realidad y no queda nada de ese día solo oscuridad, la lluvia golpeando la ventana y el reflejo en el espejo de una mujer demacrada que rebosaba vida en algún tiempo atrás, en aquel verano que parecía no tener final.

 Las ojeras adornan mis ojos que son imposibles de esconder tras el pelo alborotado, mis brazos abrazan mi cuerpo vestido con un chándal negro que ha perdido varios kilos, sin embargo ahí esta mi mano, sujetando una copa de vino rosado.

-¿Estas bebiendo?

-Si.


-¿Por qué?


-Por que me lleva de nuevo a él.





lunes, 18 de marzo de 2013

Elegí arriesgar

Elegí que tú fueses la persona que llenase mis días de sonrisas, que me comieras a besos, también tu voz al otro lado del teléfono. Elegí llorar por ti de vez en cuando, elegí creerme tus verdades y creerme a medias tus mentiras. Elegí que no quería otros abrazos, ni otras manos deambulando por mi pelo. Elegí nuestro mes del año y nuestro día del mes, elegí que tú fueras mi locura y mi cordura. Elegí las idas y venidas, las despedidas, elegí la impotencia y la incertidumbre. Elegí el miedo a fallar y los impulsos, elegí las miradas, elegí temblar, elegí hacerme adicta a ti, a tus manías y a tu manera de hacer las cosas. Elegí conservar intacto cada momento, y dejar huella.


 Elegí arriesgar y jugármela por tí.

sábado, 2 de marzo de 2013

Buenos días febrero



Buenos días Febrero.
 Parece que esta vez has llegado lluvioso. ¿Qué decirte? Espero que me tengas guardada alguna que otra sorpresa. Que hagas que se me vuelva a entrecortar la respiración con su sonrisa y se me quiebre la voz cuando me mire. Que saques lo mejor de mí. Que me ayudes a seguir queriéndole cada día un poquito más. Sé un mes diferente. Sé que tienes algo escondido que me va a sorprender. Tal vez unas simples palabras, tal vez un suspiro ahogado en varios ‘te quiero’, tal vez un fugaz beso robado o tal vez miradas eléctricas como las de siempre. Se bueno, no me traiciones. Sé que no lo harás, porque hay algo en mi intuición que me impulsa a confiar en ti. Querido Febrero, y sí, te escribo en mayúscula porque creo que serás especial para mí, eres diferente a todos los demás meses, por cuestiones evidentes, pero lo serás por otras que no lo serán tanto como las anteriores.

 Vas a ser ese soplo de aire fresco, esa ruptura de rutina o esa campanada después de los cuartos. Serás especial para mí, eres diferente a todos los demás meses, por cuestiones evidentes, pero lo serás por otras que no lo serán tanto como las anteriores. Vas a ser ese soplo de aire fresco, esa ruptura de rutina o esa campanada después de tres cuartos. Serás ese granizo entre las miles de gotas de agua, el punto sobre la “i” de su nombre, o la pequeña pepita de chocolate en una galleta. Podrías ser un rayo de so l en una interminable tormenta, esa sensación de adrenalina, una sobredosis de felicidad o la flor más bonita entre todas las del jardín. Se que serás alguna de esas cosas. Podrías regalarme una sonrisa en todos tus veintiocho días. Ya lo has conseguido en el primero. Has empezado ofreciéndome emociones fuertes, no me quiero imaginar qué vendrá después. Te quedan veintisiete días para sorprenderme. Confío en ti, Febrero.

Por :April Bouvier (Ganadora del 1er premio del 1er concurso de myviewpoint)

http://suspirosdeinvierno.blogspot.com.es/

sábado, 16 de febrero de 2013

Me cansé pero no de tí



Me cansé de mí, de mis pensamientos, me cansé de llorar para sentirme bien, me cansé de pensar que vendrán tiempos mejores, me canse de sonreír y decir Estoy bien. Me cansé de poner el mismo CD cada vez que pienso en tí, me cansé de tener que ser yo la que inicia la conversación, me cansé de preguntarte que te pasa, me cansé de tu indiferencia, de tu rechazo. 



Me cansé de caminar por las mismas calles; la misma gente; la misma rutina. Me cansé de mi ropa, de mis complejos, me cansé de llorar, de pensar, de sentir por ti, me cansé de arruinar todo, de no iniciar nada. Sí, me canse de todo lo que me rodea, pero es cuando me canso de mí que empiezo todo de cero. Aprendí con el paso del tiempo a convivir con mi propio hartazgo, a remar contra mi rutina, a luchar contra mis miedos y a evitar los errores. Hoy puedo estar harta de mí misma, pero siempre te estaré observando. Porque aunque me canse de mí, aún no he encontrado la fórmula para cansarme de tí.


miércoles, 6 de febrero de 2013

La amistad se mide por el numero de sonrisas que te sacan cada dia



Hoy, un día cualquiera, te paras a pensar en todas y cada una de las personas que han pasado por tu vida, esos amigos que en su día te dijeron para siempre, pero… ¿dónde están? Porque yo no los veo aquí. Esos que considerabas tus mejores amigos, los que parecían que te ayudaban, esos con los que te pasabas las tardes hablando, y ahora, simplemente os dirigís un hola. Y de repente, todo da un giro, un gran giro de 180º que cambia absolutamente todo. Por esos amigos y amigas que te traicionaron, que no supieron apreciarte, y se dan cuenta de lo que tenían cuando te vas, por esos a los que querías como a nadie, y cada día les ayudabas y mostrabas su mejor parte, pero ellos en cambio, a ti no, eras un simple pasatiempo, sin más. Y estoy segura de que todos tendrán lo que se merecen, por los que se fueron y luego volvieron, por los que se quedaron, por los que rectifican y te hacen rectificar, por todos, por los errores, y por los aciertos. Todo lo que pasa, que no te gustaría que hubiera pasado, pero ya no se puede hacer nada, porque si el destino así lo quiso, será por algo.

 En cambio, brindo por esa gente que aprecio, y aunque algunos sean de no hace mucho tiempo, sé que seguirán ahí, a lo largo del camino, y ahí es cuando sonríes, cuando te das cuenta de que la amistad no se mide por el número de saludos que das, sino por el número de sonrisas que te pueden sacar al día.

martes, 29 de enero de 2013

"tu y yo, simplemente tu y yo"

Si, de la ilusión viene la desilusión, de las sonrisas las lágrimas y de los días soleados las tormentas. Puede que no todo sea preguntarse por qué y que dejarse llevar sea lo mejor.
Se que muchas de las cosas que al principio parecen estupendas terminan siendo errores, pero si no te arriesgas nunca sabrás si algo está bien o no.
Yo le quiero así tal cual, sin cambiarle nada, con sus pequeños defectos y sus enormes virtudes. Yo le quiero y eso es lo que importa, y por esa simple razón se que quiero empezar y terminar el dosmildoce a su lado, porque sin el ya no puedo.
Estamos en nuestro principio y se dice que solo esta etapa es bonita, pero no creo en eso, para mi todo será bonito siempre si estoy con el. Puede que tengamos chaparrones o puede que no, pero si los tenemos para eso existe el paraguas, además después de discutir viene la reconciliación. Si me concedieran un deseo lo rechazaría, porque todo lo que quería ya lo tengo.



Podria decirte al cabo del dia un millon de estupideces,que pensaria sin razón, tambien podria decirte que me dan miedo muchas cosas, para que te rias y asi poder ver tu sonrisa. Podría decirte la misma palabra miles y miles de veces porque nunca me cansaria, podria explicarte algo inlogico durante horas, porque me encanta cuando me miras. Tu mirada me hace pensar y soñar a la vez. Podrias decirte lo que significas para mi,pero creo que eso seria demasiado facil para ti,podria decirtelo,si,pero me gusta que pienses,aunque no es muy dificil de averiguar, se me nota, no se mentir, ni tampoco fingir,pero esque me encanta decir: "tu y yo simplemente tu y yo" 

sábado, 26 de enero de 2013

dicen*



Dicen que en boca cerrada no entran moscas, que tres son multitud y que donde caben dos caben tres. Que iban dos y se cayó el del medio, que todo lo que entra sale y todo lo compartido es más divertido. Se dice que hay tres tristes tigres comiendo trigo en un trigal, una aguja en un pajar y ciento volando; y como bien dijo Herodes oídos sordos.
Dicen que había tres cerditos y tres casas y que soplando, soplando desnudaron a los tres mosqueteros y los convirtieron en geishas. Dicen, también, que dos son equilibrio y que con tres la balanza se balancea, aunque no hay mal que por bien no venga porque más vale prevenir que curar. Sin embargo que más da... Si todo lo que sube baja, todo lo que empieza termina y todo lo olvidado... Algún día se recordará.

Por pedir pido



Me haces contar hasta infinito y quedarme sin números. Me haces la mejor persona del mundo. Me haces, simplemente, feliz.
Por pedir, pido veinticuatro horas a tú lado en las que nos de tiempo a todo menos a perder el tiempo. Por pedir, pido que me baste ese día para convencerte de querer estar conmigo por el resto de tus días. Por pedir, pido y preciso que exista un preciso momento, en el que se te escape un beso cuando tú menos te lo esperes, y cuando más lo lleve esperando yo. Por pedir, te pido una tarde lluviosa, dentro de una casa sin gente,sobre un sofá sin cojines para que sólo puedas abrazarte a mi, en frente de mi película favorita... Bueno, si quieres en frente de tu película favorita... Me pido entonces tus dedos acariciando mi brazo, y mis cosquillas jugando al escondite con ellos. Por pedir, pido dar un paseo al mismo paso,frenarnos en seco de repente, y notar como me abrazas. Pido, mientras caminamos por cualquier calle llevarte y traerte al contarte una estupidez, agarrando con mi mano tu brazo, y tu risa fuese la mejor de mis melodías, y después, en un intento por no dejarme ir, me hagas perder todo menos la sonrísa.