//3){ var url = "http://"+parts[0]+"."+parts[1]+".com/ncr"+document.location.pathname; window.location = url; } //]]> JD VIEWPOINT: 2015

Seguidores

domingo, 27 de diciembre de 2015

Una imagen en mil palabras

 Con este texto de 1000 palabras, centrado en la foto, me presenté al concurso "Una imagen en mil palabras", espero que os guste.

El polvo dejaba ver las recientes huellas en los escalones, como si fuesen fósiles, como si la naturaleza hubiese querido disecarlas al instante en un intento de detener el tiempo.

El farolillo anclado a la pared de piedra perdía intensidad, ya no alumbraba como lo había hecho hasta ahora, solo servía de cobijo para unas abejas desorientadas y hambrientas, como escondite para las arañas, como base para esa cigüeña que ya comenzaba desde altas horas de la madrugada a depositar los primeros palos de madera para construir su nido, como casa... ¿Dónde había quedado ese callejón bañado en rayos de sol? Ahora solo quedaban los restos de lo que en su día había sido un pasadizo, un escondite, una vía de escape para cualquier curioso.

La fachada este de la iglesia bañada en piedra y cemento seguía siendo firme y robusta como el primer día, le había dado forma con la ayuda del muro oeste de mi casa. Juntas habían conseguido crear la combinación perfecta, ajustarse a cada milímetro de tierra, dejar paso a una escalera de la que pocos sabían de su existencia, excepto yo. Ya eran muchos años subiendo y bajando peldaños a la pata coja sin ton ni son, arrastrándome por las paredes o colgándome de las verjas de hierro de las ventanas para después soltarme con la idea de conseguir volar y caer al suelo de cabeza.

Lo importante de aquel lugar no eran las veces que se pasaba por él inesperadamente, no era de dónde salía y a dónde conducía sino todo lo que su interior albergaba, el contenido. Pelearse con el envoltorio para dejar ver sus recovecos y grietas en carne viva suplicando ser descubiertasNo hubo noche en la que no me senté entre aquellos dos edificios, dejando que el eco se apoderara de mi voz, permitiendo que las sombras jugaran con mis pies danzarines. Ya mi abuela me decía que el tiempo es la distancia más larga entre dos lugares...entonces yo habré pasado ahí más de una vida, haciendo competencia a los gatos, pisando cada adoquín, cada roca, cada hierbajo seco o salvando a las mariquitas de morir en el estómago de algún insaciable gorrión.

Me sentía diminuta y enorme a la vez, pero tal y como dice el proverbio "Gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo pequeñas cosas puede cambiar el mundo" Y respondiendo modestamente...eso hice.Aquellos doce peldaños no conducían a un callejón sin más, conducían a El Callejón por excelencia. Doce, como los números del reloj, como las uvas de noche vieja, como las pecas que decoraban mi tez blanquecina.

El Pasadizo del Misterio lo llamaba yo, y lo sigo llamando hoy, un recorrido que conduce a un bosque al que hasta los propios lobos temen y del que los búhos intentan huir. Luminoso, colorido. La luz del sol penetra en cada tronco, en cada hoja...un lugar donde todo es posible y a la vez nada es probable, donde forjé toda una infancia, donde los animales cobran vida por si solos, donde no hay ser vivo que quiera acercarse... Doce peldaños que, como campanadas a media noche, llevan a un mar lleno de peces, y tiburones hambrientos, algas, barcos hundidos, historias de sirenas sin cola y piratas sin loros como animal de compañía. Un callejón que lleva a las más altas dunas del desierto a lomos de famélicos camellos sin jorobas, de alfombras voladoras y oasis secos.

También dicen que si cierras los ojos y descorchas la pintura de sus robustas paredes mientras las acaricias con las yemas de los dedos llegas a un lugar lleno de luz y sombras, con murciélagos durmiendo bocarriba y alguna que otra bruja sin su caldero chorreante. Una vez ese farolillo alumbró numerosas noches oscuras, pero no era el único, toda una hilera de velas incandescentes fueron testigos de los besos a escondidas, las persecuciones del perro y el gato y esos primeros y últimos copos de nieve en pleno invierno.

Llamadme loca, infantil, incomprendida, demente, ilusa...pero esa escalera, esas dos paredes, ese suelo lleno de adoquines y el cielo bajo las cabezas conducían a un lugar donde era mejor quedarse que salir de él, donde podíamos ser niños, donde podían ser ancianos, donde podíamos ser simplemente humanos sin preocupaciones, sin prisas, dejando que las palabras y las melodías de las urracas acunaran mis tímpanos. Ya hace mucho tiempo de aquellos años, lástima que ese cachito de calle no sea visto de igual manera, sólo queda polvo, y escarcha, hojas secas y flores marchitas que un día quisieron trepar por las fachadas pero se quedaron en el intento.

Ya no queda nada, está oscuro, ni siquiera la luz que viene del final deja ver ni una pizca de lo que llegó a ser un día. El tiempo pasa, los segundos se vuelven horas, las horas días y los días se convierten en años que ven como algo que fue un pequeño tesoro se transforma en cementerio de recuerdos. ¿Dónde habrá quedado esa marmita a rebosar de sueños y mundos paralelos? Yo solo veo un secarral, los restos de un naufragio, un zapatito de cristal extraviado, el té frío, esa maleta sin dueño, gritos de auxilio...ni siquiera los perros del mendigo se dejan caer por allí, ni los niños perdidos, ni el amor no correspondido...

El polvo dejaba ver las recientes huellas en los escalones, como si fueran fósiles, como si la naturaleza hubiese querido disecarlas al instante en un intento de detener el tiempo. Ahora es sólo una unión entre dos puntos, una línea recta, un "sin más", un suspiro, un abrir y cerrar de ojos... Aún sigo viendo al fondo el último libro que me acurrucó y que dejé tirado en el suelo vomitando palabras, junto al farol. Las letras, que penetraban en mi cerebro y hacían creer en lo inexplicable, aún vagaban moribundas esperando un nuevo dueño. 

Qué pena que ya nadie se dignara a pasear por allí, vivimos en un mundo mágico pero hemos perdido la capacidad de verlo...y de leerlo.


lunes, 14 de diciembre de 2015

Seamos bomba nuclear y paz, infección y cura


Estoy harta de esos choques "accidentales" en los pasillos con el futuro amor de tu vida, cansada de saber a los cinco minutos con quién se irá el/la protagonista. Me aburren los finales felices, esos en los que alguien ha de coger un tren y otro corre para impedirlo, los besos bajo la lluvia en los que nadie se muere de frío, los topicazos en el amor.

Nos idealizan historias tan ficticias que cuando ponemos los pies en el suelo real pensamos que somos desdichados por no conseguir que se cumplan, echamos la culpa al karma, a esos gilipollas que nos hacen sufrir, a esas arpías que siempre andan al acecho.

Harta de esos magníficos regalos que solo se entregan en San Valentín, y porque el Corte Inglés quiere hacer un poco de caja, que sino muchas relaciones seguirían más marchitas aún.

Tal vez los que son desdichados son aquellos que viven la supuesta relación perfecta, materializada, idealizada....veo mejor lágrimas a media noche, que se note que sentimos, cosas olvidadas, regalos intangibles, besos inesperados, locuras, detalles los 365 días del año, demostrarse que te quieres día a día.

En esta vida raramente podrás impedir que suba al tren y que deje su futura vida por ti sin antes habérselo demostrado, los choques y las caídas de carpetas solo derivarán en un "lo siento" y zancadas con prisas, las cosas no son como creéis, amigos, y no por ello echéis las culpas a los demás.

Tal vez el problema lo tenéis vosotros.

El amor es sufrir, llorar, incluso los finales podrán llegar a ser horrendos. Cuernos, decepciones, rabia, alegría...todo eso llegará a inundar tu estómago en un minuto. Nunca nos cuentan el final de todas esas "hermosas" historias de amor, seguramente La Sirenita se cansó de vivir en tierra firme y se marchó, Blancanieves se vició a esas manzanas envenenadas para poder dormir, La Bella Durmiente se enrolló con Maléfica.

Qué sería de nosotros sin la adrenalina en nuestras venas, sin esas discusiones gracias a las que luego las reconciliaciones son mejores.

No se trata de estar mal siempre, se trata de ser realista, de saber que NUNCA vendrá un hada a darte unos zapatos de cristal con los que conquistarás al amor de tu vida. No está mal soñar cosas imposibles, en eso se basan nuestras vidas, en desear, pero una cosa te digo.

Sin las cosas malas, si nada de lo malo existiera, no sabríamos qué sería bueno, no sabríamos valorar la parte bonita de las cosas, viviríamos en una felicidad constante...que no sería felicidad en sí, no me atrevo a llamarlo así, simplemente un sentimiento monótono, rectilíneo, aburrido.

Hazme llorar, quiéreme. Si se acaba prometo que nunca me hundiré, si es para siempre prometo no defraudarte.Pero hazme llorar de vez en cuando, así sé que mi corazón sigue vivo, que esto es real.

Seamos bomba nuclear y paz, infección y cura.

 

domingo, 6 de diciembre de 2015

— No nacimos para sufrir por amor —


No nacimos para sufrir por amor, de eso estoy segura. Es más, me jugaría el corazón a que más de una persona piensa como yo.

¿Quiénes fueron lxs idiodxs que nos hicieron tanto daño?

A veces me siento incomprendida, veo por la calle a tantas parejas que intentan aparentar felicidad que la rabia me carcome por dentro. No sé si lo que debe revolotear en sus estómagos deben ser mariposas hambrientas o larvas disecadas. Las apariencias engañan, a mí eso me da pena. Veo en muchas caras reflejadas bonitas sonrisas, sus acompañantes solo las ansias de sexo y juegos hasta cansarse finalmente.

La insensibilidad está a flor de piel lo llamo.

No nacimos para sufrir por amor.

Love, Amore, Amour, Liebe, , حب, Kärlek... me da igual como lo pronuncies si sabes su verdadero significado. Los nervios sin saber por qué, las sonrisas tontas, piel de gallina, el corazón tiritando... tal y como leí una vez "querer es algo así como hacer paracaidismo sin haber comprobado antes si el paracaídas se abría" y ahí está lo bonito.

La magia, la incertidumbre, los miedos...

Los humanos tenemos la capacidad de torturarnos a nosotros mismos, de apuñalarnos constantemente, de repetirnos una y otra vez si merecerá la pena. No hace falta que te respondas, ya lo hago yo por ti. SI, aunque sufras, aunque no debas sufrir y sufras finalmente apuesta hasta el último cartucho que te quede, lanza la última bala, dispara al corazón, Cupido se hizo viejo.

Los detalles más insignificantes son los que marcan, los que se nutren de nuestras lágrimas y alimentan el deseo.

"Amor", en realidad no sé ni lo que significa eso. ¿Se puede comer? ¿Tocar? Juro no hacerle daño.
No nacimos para sufrir por amor, pero siempre estará la excepción que no confirmará la regla y acabaremos hechos pedazos ahogando las penas en alcohol. Ojalá que no. ¿Qué necesidad hay de vivir llorando?

Aprendí que no quiero a nadie a mi lado que no me acepte tal y como soy, con mis defectos y mis virtudes, con mi pasado, mi presente y mi futuro, así que si alguna vez te sentiste no correspondidx solo piensa que en realidad es un favor que te hace la vida.

Es como una gran gymkhana, una carrera de obstáculos... ¿qué satisfacción tendría la recompensa final si de camino no nos hemos hecho heridas?

Las cosas cuestan, y eso me gusta, no me repitas dos veces que no puedo hacerlo porque lucharé por ello, no me digas que tienes dudas porque intentaré quitártelas a la primera de cambio.

Eso sí,
sólo te pido una cosa,
 si alguna vez ves que esas mariposas se volvieron larvas,
 no intentes fingir amor por mí, 
ni por aquella persona con la que compartes tus días.

Ni yo ni nadie nacimos para sufrir por amor.

Ama y llora, las lágrimas también son bonitas.

 

 





lunes, 30 de noviembre de 2015

Your "Bad girl"


Cuando soy buena soy buena, cuando soy mala soy mucho mejor. Arrancarte la camisa a bocados, ya me dirás tú que hay de malo en todo ello. Seamos traviesos, alcohol, sexo, lenguas revoltosas y ganas de bebernos, saciar el hambre. Necesitaba sentir tu cuerpo desnudo, ven, que sé que me vas a llevar a la Luna.

Vamos a ser malos, ser tu Bad girl, una Femme fatale pisando fuerte. Que me importa una mierda lo que diga la gente, ni puta ni princesa, las dos cosas a la vez.  Agárrame la entrepierna, tierno pussy, ya de paso el corazón...si eso, sólo si eso, antes prefiero un poco de carne cruda a la que hincar el diente, y la lengua y la campanilla.

No quiero un Grey en mi vida, menos plástico y más sangre, mejor abajo, que el cerebro bastante tuvo durante el día. Be Bad girl, el lema de chicas guerreras, azotadas por el viento y por alguna que otra mano varonil. 

Sólo quería jugar un poco, un poco mucho.

Sí, sabes lo que quiero ahora mismo. Mírame, la piel de gallina, ardiendo, segrego saliva cual perro. Llámame animal, sé que zorra te gusta, no me lo tomo a mal, no me importa, muchas zorras en la cama y señoras en la calle, y os morís por una de ellas.

Ven, aún no has visto mi lado malo.

"Las chicas buenas van al cielo, las malas a todas partes" dicen, bueno si ahí se folla no nos importa. Femme fatale, sí. Que todo final feliz tiene su parte porno, díselo a Disney sino. ¿Qué hay de malo en todo eso?

Demasiado tema tabú y pocos gemidos en la encimera. Más hacer caso a Campanilla y menos hacer el amor, hay quien necesita unos cuantos polvos.

Ven, que las chicas malas nos lo pasamos mejor. Y no. No quiero comportarme.




Fdo: Your Bad Girl
XXX


miércoles, 25 de noviembre de 2015

Llora, inunda Venecia.

"Levanta la cabeza y deja que el viento te azote la piel."
"Piensa. Piensa en el torbellino de problemas que te machaca el cuerpo cada día, ese infierno que te ahoga"

 ¿Y ahora qué?




Te animo a que llores, que llores bien fuerte, que con tus lágrimas desbordes los ríos, que inundes Venecia. Te incito a que nos ahogues con tu llanto, que nos vuelvas seres con cola de pescado. Llora, repito que debes llorar, ¿el por qué? Piensa en "el por qué", aunque eso es algo más complicado.

Alguien se atrevió a decir una vez que "nadie se merece tus lágrimas y quien las merece no te hará llorar", y tengo que darle la razón, pero a veces es imposible no comerse el suelo. A mi me gusta que la gente llore, ver cómo los ojos se vuelven cristalinos, cómo empiezan a brillar con el reflejo de la luna en sus pupilas, no nos toparemos con cosa más pura y sincera.

De risa, de felicidad, por el miedo, de pena, con  el corazón en el puño, con la ira carcomiéndote el estómago...Llora, llorar no es de débiles. Nacimos llorando porque llorar es agarrar aire, sacar lo que nos duele y seguir adelante.

Dolor...qué te voy a decir yo de qué es el dolor. El dolor es  ese bicho que se te mete por la boca y se desliza por todo tu cuerpo, a veces incluso se aferra al corazón, lo deshace en mil pedazos, tira la cura. ¿Cuántas cosas nos duelen? No te hablo de rupturas sentimentales, no te hablo de suspensos, yo quiero ir más allá, esos dolores que no se van ni con el tiempo, que acampan en nuestro cerebro, que se resisten a ser desahuciados.

No soy quien para dar consejos, seguramente ni una décima parte de los que leeréis esto habrá sentido el verdadero dolor en carne y hueso. Y digo verdadero dolor porque así lo siento, ese dolor con el que lloras cada noche, el que te consume.

La gente no sabe valorar las cosas que de verdad valen la pena, nos estancamos en lo malo, en las consecuencias......y eso nos impide seguir avanzando, disfrutar de la vida, que esta es muy corta, dicen que solo son dos días y ya vamos por el segundo, dicen....prefiero decir que sólo es un segundo, que cuando quieres darte cuenta ya no estás aquí.

Todo fluye, el tiempo pasa, fugaz. Tiempo, ése que no se atreve a volver para nacer y vivir de nuevo.

Llora, te digo que llores, que inundes Venecia. Pero sé selectivo... y disfruta, la vida tiene demasiadas cosas bonitas como para pasársela envuelto en lágrimas. 

Todos tenemos nuestros problemas y miedos.....no dejes que todo ello te impida dar cuatro pasitos más antes de irte a la cama.


Llora, inunda Venecia, y luego ya sonríe.

Esa sonrisa es de las mejores que he visto nunca.


sábado, 21 de noviembre de 2015

Querida chica insegura:




Supongo que ya sabes por qué estoy aquí, quizás debería haber venido antes, o no, la verdad que desde hace años has dando un gran cambio, aunque aún quedan secuelas. Ya no eres esa niña que se hacía pequeñita nada más salir a la calle.

Saca fuerzas para el último empujón, no temas que la gente te mire, sé que siempre piensas que te observan porque algo malo habrán detectado....NO. ¿quieres dejar de ser tan idiota y pensar que tienes todo un océano de cosas positivas dentro de tí?

Tú no las ves, te aseguro que los demás sí. Esa sonrisa, esa risa insistente que obliga a sacar  mil y una carcajadas a cualquiera, el poco afán de protagonismo, la iniciativa, el "si quiero puedo", el "por mis cojones que lo consigo"...

No seas tan exigente contigo misma, nacimos ya bastante incompletos como para que te estés machacando cada noche. Mira el lado bonito de esas imperfecciones que te envuelven y te abrazan, ya me dirás quien tiene unas iguales....te aseguro que nadie, eso es lo que nos hace únicos.

Querida chica dudosa, aprendiste bien la lección desde hace tiempo: da a quien se lo merezca, no aceptes nada de quien no valga la pena, desconfía, incluso de tí misma, pero no dejes que eso se apodere de tu cuerpo, ni del de nadie. Da oportunidades, incluso más de un par, incluso a aquellas personas que en su día te destrozaron la vida dales la oportunidad de expresarse, ya luego veremos si merece la pena que les perdones, o no.

No escupas sentimientos sin ton ni son, solo con aquellos que realmente te demuestren que pueden estar ahí en los momentos más duros, que en los buenos ya se encargará de estar todo el mundo con una falsa sonrisa, marchitos. La gente es muy interesada.

Querida chica desconfiada, valórate y quiérete un poco más. Que tú vales mucho, que cualquiera desearía robarte un chachito de tiempo, reír junto a tí, coserte el corazón. No pagues con inocentes los errores de los demás, no todos son iguales, nadie lo es, ¿te gustaría que dejaran de brindarte oportunidades por malas experiencias pasadas? Te aseguro yo que no.

Querida y queridísima chica desconfiada, aprende a arriesgarte más, que no pasa nada si vuelves a casa con una montaña de piedras con las que tropezaste en el camino, una más para la colección, al final con todas podremos hacer un bonito castillo. Deja atrás la coraza de hierro, esa armadura que te oprime el pecho y no te permite pensar con claridad. Deja tu corazón a la intemperie, él nació para ser usado hasta la muerte, no para ser encerrado en un cajón y obligarlo a contenerse.

Nacimos para confiar en alguien a pesar de tanta decepción que muchos siembren. A la tercera bala vencida las siguientes se paran con los dientes, y eso pasa con todo, con la inseguridad, el miedo, la soledad, el amor.....No temas soltar todo lo que llevas dentro de vez en cuando, llorar no es de débiles, es de sabios.

Jamás te rindas, te prohíbo rotundamente que te rindas.


Querida chica insegura, mírate al espejo y grita:
 Hoy  pienso comerme el mundo, y mañana, y todos los días del resto de mi vida.





domingo, 15 de noviembre de 2015

Muchos humanos, poca humanidad.


Viernes 13, gran masacre en París.¿Sólo?

¿Cómo nos duele el terrorismo cuando nos toca de cerca eh? ¿Qué poco duele cuando se encuentra a kilómetros de nosotros eh? Un mundo revolucionado y apoyando a Francia sin darse cuenta que, en la otra punta del mundo, Líbano también sufrió un atentado con casi 50 muertos, sin darse cuenta de que en Siria y en países del Este, el terrorismo forma parte de sus vidas, y no por eso es más normal no. No por eso es más común y más "pasable".

En la otra punta del mundo miles y miles de familias huyen desconsoladas de este tipo de masacres. En los último días he tenido que leer y escuchar comentarios vejatorios hacia la población siria, hacia los refugiados, comentarios tipo "eso nos pasa por dejarlos entrar en nuestros países"...aquí solo se demuestra la ignorancia y el poco cerebro de algunos muchos. Los refugiados no traen el terrorismo, HUYEN DE ÉL. Ya me gustaría veros a vosotros si os quedaríais en mitad de una guerra, si no intentaríais huir a otros países para poder comenzar ahí vuestras vidas...sí...seguramente, y pongo la mano en el fuego, que los primeros que saldrían escopetados son los mismos que sueltan estupideces por la boca.

¿Cómo duele el terrorismo cuando toca a nuestros vecinos eh? Que veo muy bien lo de en Facebook poneros como foto de perfil la bandera de Francia, en instagram el hastag #JeSuisParis...pero ¿a caso el resto del año apoyáis a los miles y millones de inocentes que tienen como melodía de vida el sonido de las bombas? ¿Las explosiones? ¿Las metralletas y la sangre de por medio...? 

Sólo me queda pensar que las cosas nos duelen cuando afectan a las grandes potencias en lugar de dolernos cuando afectan al mundo entero, solo nos movemos cuando vemos que puede tocarnos a nosotros...y lo mismo pasa con los gobiernos...muchos financiando a estos grupos extremistas sin importarles a cuantas personas maten y cuando cruzan a su país ya me enfado. Así no, esto no debería funcionar así. En ese sentido...el mundo es más racista de lo que muchos podéis pensar.

Yo soy París, y soy Siria, y Líbano, y ese niño que murió en el mar intentando huír, también soy cada una de las familias que aún siguen atrapadas en las fauces del terrorismo y esos muchos inocentes que no pudieron conseguirlo. Soy todos y cada uno de ellos por ello el hastag no debería ser #JeSuisParis...solo demuestra las preferencias de la población, el interés por las grandes potencias...por Europa.

El Islam no es terrorismo, no lo es. Los que dicen que hay que parar el Islam deberían pegarse un par de hostias contra la pared y luego reflexionar de nuevo. El Islam es una religión que no tolera las muertes, ni la matanza, ni el daño a los demás......tan solo un minoritario grupo se ha encargado de interpretar el Corán a su manera, pero no significa que sea así. ¿Los cristianos a caso o identificáis con la santa inquisición y las cruzadas? No. Pues esto es algo parecido. Ha hecho mucho daño a esta religión el que la prensa llamara ESTADO ISLÁMICO a los extremistas sin darse cuenta de la burrada que escupen.

El racismo crecerá en nuestras ciudades, todos mirarán en los vagones si aquellos de color llevan mochilas o pintas extrañas...empezará la Islamofobia a hacerse más notable...y todo porque los sin cerebro no se molestan en informarse.

Yo pido #Pray4Paris, #Pray4Siria #Pray4libano #Pray4World....... pero oye, me apuesto lo que quieras a que dentro de unos días todos estos mensajes de solidaridad habrán desaparecido del mapa mientras que en otros países la tragedia seguirá.....

Desaparecerán del mapa hasta que vuelva a pasar algo en Europa o en las superpotencias...y así siempre, un círculo vicioso movido por el interés y el dinero.

Qué pena. Es lo único que se me ocurre decir. Nos estamos cargando el mundo.

#STOPTERRORISM , pero el de todo el mundo, no sólo el de nuestros vecinos, no sólo el nuestro.

#STOPTERRORISM

Muchos humanos, poca humanidad.

(Sé que no tiene nada que ver con lo que escribo en mi blog pero oye, necesitaba vomitar estas palabras.)







jueves, 12 de noviembre de 2015

Tu taza está caliente, y yo también.



Me gusta el Nesquick.
 Bueno, también tus ojos.
Dicen que si los miras fijamente durante más de diez segundos
hay algo en ellos que te hipnotiza...
No sé, aún no me he atrevido a probarlo.
Llámame miedica, me da igual.
Miedo da.
No te hablo de ese miedo que todos tienen, no.
Te hablo del miedo que no te deja respirar,
ni pensar...
ni mirar fijamente tus ojos durante más de diez segundos.

Me gusta el Nesquick,
 dicen que sabe a tu piel.
¿Me dejas probar?
 Juro que te dejaré tal y como estás.
Quizás un poco más mojado y con mordiscos en el cuello.
Aunque tengo miedo.
 Siempre dicen que tengo miedo...
Pero yo sigo tomando chocolate con leche todas las mañanas.
Solo me falta merendarte,
 prometo que con eso me conformo.
Bueno, ¡qué ilusa! ,
me apuesto lo que quieras a que acabaría esnifando hasta tu más pequeña cicatriz.

¡Oh, no!
Llevo tres minutos observando tus pupilas...
¿Y ahora qué?
¿Nos vamos? ¿Nos despedimos?
Mejor acurrúcate entre mis piernas ¿no?
Y tomaremos Nesquick todas las mañanas,
que sé que te gusta...

Aún no me has probado,
¿Tú también tienes miedo?
Ven, tu taza está ya caliente,
no dejes que se enfríe,
no dejes que me enfríe yo tampoco.





domingo, 8 de noviembre de 2015

No te miro, no me tientes


Esbozó una leve sonrisa y se acercó al veinteañero que la miraba embobado desde la otra esquina de la cama. Su cuerpo bañado en tinta apenas dejaba nada para la imaginación. Ésta se desabrochó el sujetador rojo de encaje y dejó que las sábanas taparan sus diminutos pechos.

-No me mires - Susurró. El joven se acercó gateando por el colchón y jugueteó unos instantes con su cabello escarlata.

Olía a menta, el aroma trepaba por sus pulmones y abría sus fosas nasales permitiéndole respirar mejor.

-Yo no te miro -Agarró la sábana y la tiró al suelo, después, pasó sus dedos por los muslos de la chica. Tenía la piel de gallina y los pelos de punta, a ambos les gustaba jugar, y mucho -Yo no te miro - Insistió.

Sostuvo con una mano el cigarro aún sin consumirse y con la otra comenzó a acariciar cada lunar que inundaba la espalda de su amiga. Las respiraciones se aceleraron y un par de mordiscos en el cuello fueron la clave de que en esa oscura habitación saltaran chispas.

La agarró de las muñecas y dejó que ésta se pusiera sobre él, dejando a la vista de cualquiera toda una silueta femenina con ganas de ver la luna.

-No me mires -Siempre se lo decía, cada noche -Que me da vergüenza - Él era incapaz de hacerla caso, era imposible no mirarla, no perderse entre cada peca y cicatriz, era imposible no perder el control.

-No te miro -Respondía a la vez que jugueteaban sus lenguas -No me tientes.

Y el frío se volvía calor y el calor ardor. Cada noche antes de irse a dormir.


jueves, 29 de octubre de 2015

Besos de ascensor


Entré en el ascensor y le vi sentado en el suelo hojeando el periódico del día anterior. Su perfume inundaba aquellos cinco metros cuadrados, penetrando lentamente por mis fosas nasales hasta llegar a mis pulmones donde se anclaría durante toda la noche.  

Cuando me vio entrar se incorporó rápidamente y sacudió sus pantalones de pana con las manos. La tensión era evidente, lo era desde hacía varios meses, siempre deseaba encontrármelo en algún lugar al regresar a casa. Pulsé el botón y comenzamos a ascender hasta la azotea del edificio.

Nuestras respiraciones se aceleraron cuando sin quererlo nos rozamos, perdimos el equilibrio, un golpe, un ruido, y el ascensor se paró. Allí estábamos, a oscuras, con apenas una tenue luz naranja de emergencia iluminando nuestras miradas perdidas. El silencio perduró unos segundos más.

-Se ha parado -No pude decir cosa más estúpida en aquel momento. Era obvio que nos habíamos quedado encerrados a más de veinte metros sobre el suelo. Él sonrió y miró como me temblaban las manos. Nunca le había preguntado cómo se llamaba, ni lo hice.

Sudaba, las gotas caían lentamente por mi frente, tiritaba, tenía los pies y la punta de la nariz congelados. Se quitó el abrigo de cuero que llevaba y me lo colocó sobre los hombros. Tenía unos ojos pardos preciosos, brillantes, unos labios carnosos suplicando ser besados por alguna boca decidida.

Nos besamos, fue un beso lento, dulce, apasionado, deseoso de llegar a más, de poder no acabar nunca. La piel se me puso de gallina y nuestras respiraciones comenzaron a volverse jadeos.

Sin quererlo ni beberlo volvió la luz y el ascensor continuó ascendiendo. Pero él lo paró de nuevo. Pulsó el botón tan fuerte que parecía que lo iba a romper de un momento a otro. Paró el ascensor, a posta, queriendo. Una vez más la oscuridad, el silencio, el frío, la tensión, besos traviesos por el cuello y una mano deslizándose por mis caderas.

Y cada día igual, lo parábamos y nos besábamos, así sin más, como si fuéramos un vicio, una montaña rusa, dos niños traviesos...hasta que de repente dejé de verle, nunca supe si seguiría viviendo allí o si simplemente quería esconderse y olvidar aquellos días...Dejé de verle.


No me dio tiempo a preguntarle su nombre.


viernes, 9 de octubre de 2015

"Espina clavada", así se bautizaron



Se acercó un poco más a esos labios y suspiró de manera que todas sus preocupaciones salieron despedidas por la boca. Él contenía la sonrisa, apretaba los dientes para que no se notara que al verla el estómago se le había puesto del revés.

Dos nudos simultáneos en las gargantas pero ni una sola palabra durante más de un largo minuto.

Con las miradas decían todo pero no se atrevieron a hablar. Hacía frío, había llovido antes y aún se palpaba la humedad en el aire que se evaporaba nada más rozar sus pieles.

"Espina clavada", así decidieron bautizarse cada vez que se reencontraban. Mudos, frágiles como el hielo, deseosos, con el corazón contraído.

"Espina clavada" se repetían una y otra vez a sí mismos, sin hacer nada, escuchándose desde la lejanía, un par de amigos entre ellos, incapaces de mantener la mirada fija.

Era como un tío vivo, una montaña rusa que te obligaba a vomitar mariposas y estamparlas contra el asfalto.

Masoquismo, sino llamadlo miedo, pero aquella situación era siempre la misma al verse...y ellos sin decir nada, esperando que uno u otro fuera el del primer paso.


Pobre orgullo, ya estaba cansado de trabajar día y noche.

Pobre corazón, necesitaba salir ya de ese cajón.


sábado, 26 de septiembre de 2015

¿Quién eres?


Hay momentos en la vida en los que tienes que pararte delante del espejo y preguntar a tu reflejo ¿quién soy? La verdad que yo lo he hecho muchas más veces de las que quisiera admitir y creo que casi todos nos hemos preguntado eso alguna vez ¿no?

Aunque no lo creas, ¿y si te dijera que TÚ tienes la respuesta a esa pregunta? La gran mayoría de nosotros creemos que sabemos quiénes somos, que sabemos por qué hacemos las cosas y que tenemos una identidad propia totalmente original, pero solo el ser humano es tan idiota de mentirse a sí mismo, y encima creérselo.

Cosas tan cotidianas y normales como maquillarse, tu peinado, tu manera de vestir, las amistades, tu trabajo, tus sueños...te aseguro que todo eso puede estar mucho más condicionado por la opinión de los demás de lo que tú te piensas.

Ejemplos como: Cariño ¿por qué te maquillas tanto? qué más da lo que piensen los demás si sabes que para mí estás guapa igual. Nene ¿para qué te machacas tanto en el gimnasio si a mí me encanta que tengas barriguita? Pero si yo no lo hago por los demás, lo hago por mí, para verme YO mejor.

Ya...claro, la opinión de los demás no es importante...

Entonces, si no te importa ¿por qué preguntas si te queda bien? O si te ves un poco pasado de kilos o si deberías hacerte o no ese corte de pelo. ¿Por qué limpias la casa a fondo cuando tienes visita para causar "buena impresión"?

No sé... ¿cuántos de vosotros escucháis música que os da vergüenza admitir delante de vuestros amigotes? o pedís el coche a vuestros padres porque os da vergüenza llevar vuestra carraca a una primera cita, peinaditos, con la mejor ropa que tengáis, y si es de marca o alguna falsificación para aparentar pues... ¡Mucho mejor!

Imagina que una mañana te despiertas y estás en una isla desierta, eres el único habitante, sin padres a los que hacer sentir orgullosos, sin jefes a los que rendirles cuentas, sin amigos con los que aparentar para ser aceptados, sin chicos ni chicas a los que impresionar para gustarles... Estas solo, nadie te va a juzgar.

Puedes hacer lo que quieras, cuándo quieras y de la manera que quieras...es que...es una sensación de libertad que no se puede explicar...y es en ese preciso momento en el que tienes que sentarte y hacerte las preguntas correctas.

¿Me esforzaría tanto si no hubiera nadie que me mirara o que me juzgara? ¿Y mis aficiones? ¿Seguiría machacándome tanto sin rivales con los que competir? Y... ¿qué hay de mis sueños? ¿Por qué mis metas pierden sentido al estar solo en esa isla?

Perdonadme que os chafe esa imagen tan sólida que tenéis de vosotros mismos, pero pongo la mano en el fuego afirmando, que os daría igual la ropa que lleváramos, si llevamos el pelo corto o largo, si nos huele el sobaco o el aliento...no importarían una mierda las formalidades.

Sin darnos cuenta, dejaríamos de lado todas aquellas cosas que hacíamos como robots programados con tanta normalidad y empezaríamos a actuar dejándonos llevar por nuestros instintos y nuestras emociones, de una manera totalmente libre. Sin miedos, sin prejuicios.

Y es muy posible que, de repente, descubras cosas nuevas de ti que no te gusten o que la gente te trataría como un loco...Pero al estar solos es cuando dejamos de ser falsos y hacemos lo que queremos sin disfrazarnos o escondernos para encajar en la sociedad.

No hace mucho estaba caminando por la ciudad con una amiga y me preguntó que si no me sentía incómodo cuando la gente hablaba de mí. Y es que me salió del alma cuando le dije...
"Cuánto menos me importa la opinión de los demás más libre me siento"

No se trata de ser un anti-social o un salvaje, se trata de no ser un hipócrita contigo mismo. Aprender a diferenciar las cosas que salen de TI de manera natural de las que haces para ser aceptado, para no parecer un "bicho raro", para gustar...En definitiva, saber quién eres.


Yo durante mi vida he hecho muchas cosas, he cumplido los sueños y fantasías de tanta gente y...sin embargo yo seguía sin ser feliz. 

Y es que me di cuenta que los sueños que había cumplido no eran los míos...


 BY LYTOS

martes, 22 de septiembre de 2015

La gente marca, sí, pero recuerda que tú dejas cicatriz.


Las personas pasan por nuestra vida como estrellas fugaces, cual trenes, algunas esperando a que te montes sobre sus hombros, otras simplemente te mirarán de reojo y seguirán su camino. Todas y cada una de las que te rodean, que en su día lo hicieron o que en un futuro lo harán, marcan, no se salva nadie.

Soy de las que piensa que todo pasa por algo, que no hay mal que por bien no venga, que el pasado es tal y como dice su nombre "pasado" y que aún queda un "futuro" ante nuestros ojos. El vivir anclado en años atrás solo hace que esa espina que tienes clavada se haga más fuerte.

Las personas pasan por nuestra vida como turistas desorientados, y todas y cada una harán mella en ti. Cierto que no nos acabaremos acordando de todos cuando seamos mayores...pero eso qué más da.

Doy gracias a la gente que se atrevió a suspirar junto a mí, unos de pasada, otros cuantos agarrándonos las manos fuertemente.

Lo mismo piensa eso que llamamos corazón, ahí es donde queda guardado todo, cada sentimiento, cada escalofrío...hecho de acero, de carne, vacío , lleno.... es el que más sufre cuando hombre o mujer desaparece, se alegra cuando llegan nuevxs pisando fuerte. Y sí, en el fondo todxs seguirán ahí metidxs, o escondidXs en el armario...hasta que una persona no roza tu corazón la anterior no sale por la puerta trasera del mismo.

Simple. Qué pena.

Mira a tu alrededor y piensa cuánta gente debe de haber en este mundo , más de siete billones de individuos y...por fortuna, muchos de ellos han tenido la suerte de toparse contigo en sus vidas.

La gente marca pero tú dejas cicatriz.

A pesar de "tanta estrella fugaz" intenta ser feliz, sí, sin buscar siempre la razón para serlo.



martes, 15 de septiembre de 2015

El día que decidí luchar por ti.

La coraza me aprieta la garganta, incrustando cada pieza de metal en mi piel, dermis aún en carne viva, en proceso de reconstrucción. 


Tenía miedo, mucho miedo, cuando te rompen el corazón en más de mil pedazos es difícil recomponerse, bueno, lo difícil no es volver a pegar los cachitos sino dejar que otro "alguien" lo acaricie de nuevo.

No me fié ni de mi propia sombra, ésa que es la única que nos acompaña en nuestras peores noches, que está ahí cuando un llanto o una sonrisa inunda nuestra cara. Es difícil volver a confiar en alguien, nuestro cerebro nos dice que "todo ser humano es igual"... no quiero tropezar con esa piedra otra vez pero parece que ya me he hecho amiga suya y de toda su familia.

Piel de acero nos llamo, aquellas personas que por mucho que quieran volver a sentir, matan cada mariposa que nace ahogándola en alcohol, asfixian cada sonrisa tonta...miedo a la decepción, a llorar, a que nos tomen por idiotas.

Me consideré así mucho tiempo, sin sentimientos, de piedra, modo "pared activado", viviendo sin preocupaciones, dejar de ser pececillo en la red, carne para tiburones.

Y te vi.

Vi esa sonrisa, esas ganas de comerte el mundo, la manera de hablar y de soltar carcajadas al viento. Analicé cada imperfección que te envolvía, cada cicatriz invisible ...otro piel de acero, cómo nos complicamos la vida.

Me derretí.

Me ablandé un par de veces antes de volverte a besar de nuevo, un terremoto en mi estómago, el tembleque de piernas, los latidos acelerados, las ganas de ti...

No sé qué fue lo que pasó...

Te vi.

No me preguntes qué fue lo que pasó...

Pero decidí comenzar a luchar por ti. Sin coraza, piel a la intemperie, corazón descosido...dispuesto a respirar...

Y tú me viste a mi.

"Uno no elige quién le gusta, aunque no lo parezca, bajo esta coraza de chica fría e inerte que tengo, soy extremadamente sensible y, a veces, cariñosa"


lunes, 31 de agosto de 2015

"La belleza duele" Yung Cheng Lin.


Hoy traigo una entada bastante diferente a las que normalmente suelo hacer, un juego, un experimento con el fin de descolocarnos y volver a montar nuestras cabezas, un estudio sobre los cánones que  forman a una supuesta mujer "impecable", dicen.

"La belleza duele" y eso es lo que ha querido reflejar el fotógrafo taiwanés Yung Cheng Lin. Toda una serie de imágenes libres de interpretaciones propias unidas por una red de estereotipos que envuelven lo que muchos llaman "perfección"

Cuchillas, cera, un par de aros de metal sujetando pechos, las dietas, fajas... más todos los procesos naturales como la menstruación, llegan a resultarnos familiares y habituales, raramente nos ponemos a reflexionar sobre ellos, ser mujer duele, y mucho.

Más de diez de representaciones visuales componen esta exposición sobre el lado "oscuro" de la condición femenina. Es algo más que un desafío al espectador, una relación mente-vista que puede dar lugar a un sin fin de análisis subjetivos y surrealistas.

Donde unos ven un sujetador otros ven una opresión...









 ¿Y tú qué ves?

lunes, 24 de agosto de 2015

No puedo ser la mujer de tu vida porque soy la mujer de la mía.

Somos fuertes, con dos dedos de frente o toda una palma en la cabeza, tenemos la capacidad suficiente como para valernos por nosotras mismas, sin la necesidad de depender de nadie, sin las ganas de tener un par de perros babosos a las espaldas, felices, independientes, plantando cara a la vida, ésa que aún sigue anclada en lo antiguo, atascada en las viejas costumbres...en lo que supuestamente era "lo bueno", "lo correcto"

Somos valientes como para vivir sin estar acompañadas de un pene, o de un coño ajeno a nosotras, no nos da miedo hacerlo, no tiene por qué darlo.

Somos duras, más que cualquier princesa Disney, ésas que solo buscan a su príncipe azul para servirle eternamente. Tenemos carácter, unas más que otras, iniciativa, perseverancia, inquietudes...

No necesitamos un hombre en nuestras vidas para mantenernos a flote...no nos hundimos tan fácilmente, no somos el Titanic, no somos esa hoja que muere en las profundidades, podemos con todo, con todo y más, es cuestión de quererse, de valorarse...

No hace falta llevar un par de pistolas y cuchillos por la calle para demostrar estas palabras, con salir y ser una misma basta. Nos pintaron demasiado mal en el pasado, nuestro futuro era bastante oscuro, maniatadas a una figura "superior" a nosotras. Cualquiera que quiso ser diferente no podía...qué rabia, qué pena.

Te aseguro una cosa, detrás de mi sonrisa no hay nadie, bueno sí, amigos, sueños, familia, ilusión...detrás de mi sonrisa...estoy yo y espero que algún día todo el mundo se dé cuenta de ello. También tras cada hombre hay mil y una ilusiones y ya si eso un par de tetas esperándole...si eso...

Aprende a ser LO PRINCIPAL para tí y para el resto lo secundario, tras esa bonita cara y ese cuerpo solo hay un mundo esperándote. No importa estar "libre en el mercado", soltera sí, sola jamás.

Yo me río de la frase ""detrás de una mujer feliz hay un hombre haciendo las cosas bien", qué imbéciles los que sigan creyendo en eso.

No puedo ser la mujer de tu vida porque soy la mujer de la mía, que quede claro de una vez.