//3){ var url = "http://"+parts[0]+"."+parts[1]+".com/ncr"+document.location.pathname; window.location = url; } //]]> JD VIEWPOINT: febrero 2016

Seguidores

domingo, 14 de febrero de 2016

Valentín, yo te margino


Yo margino a San Valentín. 

Sí, y a todas esas personas a las que les importa más que el día a día. Prefiero los 5 de septiembre, o los 14 de julio, tal vez un 3 de enero, o el día de mi cumpleaños. Sí, prefiero todas aquellas fechas que no tengan nada que ver con el amor y por ello éste se haga más especial. 

Me gusta sentirme especial, supongo que a ti también ¿no?, te aseguro que un 11 de marzo no todo el mundo regala flores, un 4 de octubre no todo el mundo sale a cenar, un 25 de agosto no todo el mundo se besa.

Odio las rosas, y más de una chica a la que hoy se las habrán regalado ODIA LAS ROSAS, gilipollas. Son mejores los tulipanes amarillos, las margaritas azules, una simple hoja del árbol.

Quiero que me quieras pero todos los días del año, sé que es una frase típica pero en realidad es lo que todos estamos pensando, por la noche, por el día, recién comidos, antes de irnos a dormir, en vacaciones, entre el ajetreo, a más de mil kilómetros, a dos centímetros....

Me gustan más las fechas inesperadas, las sorpresas sin razón, los sin motivos.

No quiero bombones, que luego me vuelvo adicta al chocolate. Quiero una pizza, con forma redonda a ser posible, una hamburguesa, atravesar pasos de cebra a zancadas.

No me gusta San Valentín, nunca lo he celebrado, siempre me he negado. Me da pena que la gente lo valore más que los besos a escondidas, solo me hace pensar que las personas están vacías, que no saben lo que es sentir.

Regálame sueños y días, palabras y silencios. No soy materialista, regálame deseos imposibles, canciones, caricias. No quiero rosas, nunca me han gustado.

No necesito un 14 de febrero en mi vida para sentirme llena.

"Valentín, yo te margino. Como si te llamas Pedro o Pepe, como si Cupido me odia de por vida, yo te margino, te haré bullying" 

Eso no se hace, no está bien aparecer un día al año.
Celebra el amor. Sí. Pero todos los días del resto de tu vida.

Pdt: El 14 de febrero es el día del amor, nunca especificaron de qué tipo. Yo amo todos los días, a mi familia, a mis amigos, la comida, el aire. 
YO AMO, SIEMPRE.




miércoles, 3 de febrero de 2016

Sinsentidos (part.I)



Cuando no puedas más mírame a los ojos, cuando sientas que la tierra tiembla cógeme de la mano, cuando te ahogue tanto bullicio susurrarme, creo que puedo entenderte.

Ya sé donde quedaron todos los libros, en el metro, los domingos a las 8:26 de la mañana. Ya sé donde fueron a parar todas aquellas sonrisas espontáneas, a los patios de los colegios, entre algún que otro niño travieso.

Prometí darle algún sentido a mis palabras pero sin duda parecen más estupideces que cosas coherentes. Escribo para explotar, exploto porque escribo, de felicidad, de rabia, ya no sé ni en que mundo vivimos, ni en qué calle aplasté mi última colilla.

Vomitando palabras desde 1996 decían, y dicen. Si algo se me da bien es poder plasmar mis adentros en un folio, otra cosa es que se pueda entender, o leer, me da igual sinceramente, me siento tan llena y fuerte que ni una bala conseguiría atravesarme el pecho.

Me considero alguien que vive más fuera que dentro, me refiero a la mente, me gusta imaginar cosas que sé que jamás ocurrirán, o que deseo que ocurran alguna vez. Admito que me gusta jugar, no al parchís precisamente. Amo el boca boca, y mucho más si se tratan de tus labios. Cuando no puedas respirar acércate a mí, que ya veremos como lo arreglamos. Siempre dije que soy una chica fría, pero sin duda toda temperatura que baja sube alguna vez.

El metro sigue vacío y yo aún tarareo la última canción que escuché antes de irme a la cama, con el paso firme salto de asiento en asiento, y me caigo, y tropiezo y vuelvo a levantarme.

Estoy tan llena y firme por dentro que ni el golpe más profundo podría conmigo. Dicen que se llama sentirse viva, y fuerte, y serena...confiar en ti. Tal vez tengan razón, qué bonito es esto, el poder mirar de lejos y ver.

No sé si mis palabras tienen sentido alguno, me da igual la verdad.

Exploto porque escribo, escribo para poder explotar. Y no hay más.