Read more: http://exprimiblog.blogspot.com/2012/11/como-evitar-la-redireccion-de-dominios.html#ixzz3kP3Aqj66 JD VIEWPOINT: diciembre 2016

Seguidores

jueves, 29 de diciembre de 2016

Querido 2017:



Hola 2017, ni me conoces ni te conozco; de hecho, aún ni has nacido, pero así será tu primer día: nacerás entre uvas, brindis y abrazos. Seguirás con una fiesta increíble de la que nos haremos adictos y la posterior “resaca del año”; entre todo esto, te habrán pedido que cumplas deseos, “que lo mejor del 2016 sea lo peor del 2017” y tópicos así que escupe la gente.

Tranquilo, ya sé que te estamos pidiendo y exigiendo de todo. Pero por mi parte no te preocupes, no es mi idea pedirte nada… Verás, lo que yo pretendo es presentarme, conocernos para llevarnos genial y saber si podemos ir de la mano, que tú y yo nos entendamos adecuadamente. Llegarás a mi vida sin preguntar y yo viviré dentro de ti durante 365 días. Creo que es tiempo suficiente para forjar una buena amistad.

Seguro que no todos los días serán buenos y habrá algunos que te odiaré o te querré olvidar. Pero 2016 se fue, como se van algunas personas con él dejando momentos, palabras y recuerdos; y con un presente que afrontar con todo lo aprendido. Entre tú y yo intentaremos que cada día sea productivo, y con esto me refiero a hacer lo que nos apetezca, compartiendo y haciendo felices a los demás, porque la felicidad, si no es compartida, carece de sentido.

Precisamente, el sentido de tu vida es ser un año bien recordado, y yo quiero recordarte como un buen año. En nuestra relación, quiero poder estar segura de ser quien soy, quien quiero ser y lo que quiero hacer. No todo dependerá de ti, probablemente, y esto es lo mejor de todo, ya que las decisiones recaerán en mi, por ello haré que no te arrepientas de llevarme contigo, porque sé que todo lo que vendrá será magnífico e irrepetible.

A ti, quiero verte radiante, que ni la lluvia ni los días fríos me quiten la capacidad de querer hacer las cosas bien, que cada día esté más contento de haberte conocido. No quiero que haya días para olvidar, sino que cada día intente ser mejor, y en los que no se pueda, que sirvan de lección. Cada uno de tus 365 días servirán de algo, apreciaré contigo todo lo que me tengas preparado, las personas que cruces en mi camino y los retos que tenga que afrontar.

Para ello, intentaré llevar una vida sana, pero sin pasarme, que para mi es tan malo comer de Burguer como solo comer verde. Me preocuparé de dormir menos pero de soñar más, que me encanta. Si es necesario, enviaré bien lejos mi egoísmo e intentaré esquivar las piedras con las que ya tropecé.

Quiero elogiar más y criticar menos, no pensar en lo que puedan decir y sí en lo que pueda aportar. Quiero estar menos pendiente de un cargador y más de quien tengo delante. Quiero amueblar mi cabeza, y que llegue a pactos de no agresión con el corazón. Quiero pensar positivamente, y si hace falta, vivir más y pensar menos. No pretendo luchar contra la marea, pero sí surfear encima de sus olas.
Quiero estar seguro de lo que digo, sonreír cuando me encuentre a un desconocido, poder hablar abiertamente de todo y perder el miedo a lo que aún temo decir. 2017, quiero que me ayudes a intentar lo que con otros años no me he atrevido, quiero que tu nombre sea el principio de algo fabuloso, ser capaz de crear un “since 2017” y que perdure muchos más años. En definitiva, quiero hacerte feliz, porque solo así podré decir que me has hecho feliz.

Después de 365 días desaparecerás, como lo han hecho los otros años y darás paso a algo igual o mejor que tú, porque este es nuestro pacto y deseo compartido. Si tú y yo nos llevamos bien, se te recordará como una inolvidable parada en este camino que llamamos vida.

Porque sí, 2017, contigo quiero empezar de cero, tienes que ser mejor que los anteriores, tienes que ser el mejor, y la mejor forma de que sea así es empezar con esta carta de tú a tú, en la que te aseguro que te aceptaré con tus pros y contras y me levantaré cada día con el único objetivo de ser feliz.

 Porque quiero que cuando pasen los años, te recuerde y diga: joder, ¡qué buen año pasamos juntos!


3,2,1…empieza la cuenta atrás.