//3){ var url = "http://"+parts[0]+"."+parts[1]+".com/ncr"+document.location.pathname; window.location = url; } //]]> JD VIEWPOINT: Todo verano tiene su historia, la mía fuiste tú.

Seguidores

lunes, 4 de septiembre de 2017

Todo verano tiene su historia, la mía fuiste tú.


El verano me dio tu corazón, septiembre se encargó de devorarlo.

Un junio que prometía, que saludaba desde la otra orilla con su risa habitual.

O quizás fuiste tú,
que me amarraste a tu cuello en plena hoguera,
bajo la luna,
estrellas testigo de tanta chispa, de los besos robados.

El calor no supo separarnos en ese tiempo, ni si quiera yo me atrevía a irme.
Porque todo verano tiene su historia, o eso dicen. Lo nuestro no sé si se quedó en un ‘Erase una vez’ o acabamos comiéndonos perdices, y a nosotros mismos.

Mi historia fuiste tú.

Esa piel tostada no se olvida, ni los hoyuelos que te salen al sonreír, ni los ojos verdes.
Las algas te hacían competencia, pero ni el mismísimo alcohol un 31 de agosto era capaz de hacerme olvidarte. 
Tampoco quiero.

Sería bastante idiota haberme hecho adicta a ti para después querer desintoxicarme.

Y repito que no quiero.

No sé si te besaron otras bocas, no me imagino si tus mejillas fueron de unos dientes que no son los míos.

Si de algo estoy segura es de lo que vieron las perseidas aquella noche, que tampoco quiero ponerle nombre ni apellido, que solo me importa lo que siento en el estómago cuando te ríes.

Todo verano tiene su historia. Todo el mundo tiene su propia historia, o eso me han dicho.

Las de algunos son entre las olas, ante la sombra de un abeto o en mitad de un pueblo perdido con amigos. Nosotros dos dispuestos a encontrarnos como lo hacen la espuma y la arena antes de desaparecer sin dejar rastro.

Y aquí estoy, volviendo a una rutina que me come, que me arranca cada lunar, esos que contabas antes de irte.

Y tal y como vino, septiembre también se va, 
y octubre y todo un año.

Lo único que se aferra a mi pecho es tu olor a vainilla y las ganas de besarte un poquito más.


Todo verano tiene su historia. La mía lleva tu nombre tatuado en la piel.

Por derechos de autor, para la difusión de este texto es obligatorio poner la autoría. Autora: Irene Jotadé.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puntos de vista